He aprendido

  

Quizas pueda permitirte el lujo de sentir como trepan mis sentidos al latir de tu garganta, intentado escapar, cual mariposa atrapada. Dejarte saber que ese nido no aúna en tus recuerdos, porque quedaron en el olvido. Imaginando que los destellos de aquel sin sentir de tu vida, junto a la mía, podrían alguna vez sorprender al abismo. Sintiendo que todo fue una mentira y que la única certeza que me da, es la magia. 

He aprendido a leer con cada compás, cada imagen, cada escena de la película que conforma tu vida. Y no es tan complicado escribir sobre ella. Me dije que algún día daría con el caos infinito que penetra en tu iris, serpenteando cada circonita, penetrando las entrañas en la penumbra para encontrar el contacto en el que se hacen realidad mis mas deseadas pesadillas. Allí, entre tanta luz, sacados de la galaxia pictórica que dibuja tu niñez, estaban las pasiones, los deseos, las añoranzas, los recuerdos. Todos en furor, en erupción, sirviéndose a su antojo de la delicada sinfonía que desde lo mas hondo, latía.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s